Apoya:

Rigen  nuestro accionar los valores  [....]

4.      Compromiso y justicia social

Un desarrollo inclusivo y sustentable depende del respeto al derecho al desarrollo y a los derechos humanos  de toda la ciudadanía.

Nuestro compromiso con la justicia social en aras a contribuir a la inclusión social, política y económica y cultural de todas y todos los ciudadanos y la lucha contra la pobreza.

La justicia social como superación de la desigualdad, subordinación y vulnerabilidad que genera en las personas que viven en condiciones de pobreza.

Asimismo la justicia social para el reconocimiento de sus derechos de ciudadanía plena.  

5.    Participación y democracia

La interdependencia desarrollo y derechos humanos exige una sociedad democrática con ciudadanas y ciudadanos activos y con posibilidad de tener voz y decidir autónomamente en la toma de decisiones de su desarrollo.

 La igualdad de ciudadanía implica una ciudadanía activa que conlleva la participación y la defensa de sus necesidades e intereses sin discriminación de género y étnica/racial  para superar las formas de marginación social, económica y política.

Asimismo la ciudadanía activa fortalece el tejido social y la capacidad de la sociedad civil organizada  para la interlocución con el Estado e incidir en las  políticas públicas y en el seno de la sociedad generando cambios y transformaciones en las prácticas para garantizar una vida más digna y los derechos a toda la ciudadanía.   

3.      La diversidad y la lucha contra el racismo

En nuestro modelo de desarrollo y nuestras sociedades subyace un orden social jerarquizante que ha negado los derechos de los distintos grupos étnicos indígenas y afrocolombianos y ha  generado prácticas sociales de discriminación étnica y racismo estructural.  Las precarias condiciones de vida de los pueblos indígenas y población afrocolombiana revela la existencia del racismo estructural generando desigualdades, exclusiones y no reconocimiento de sus derechos individuales y colectivos. Nuestra perspectiva étnica e intercultural parte de que todos y todas tenemos el mismo valor y tenemos los mismos derechos. Nuestro esfuerzo va encaminado a contribuir a la visibilización de las prácticas de discriminación racial en el desarrollo y a la erradicación de todas las formas de racismo, exclusiones  y discriminaciones en la sociedad.
2.      Equidad de género y los derechos de las mujeres
Los modelos de desarrollo y las políticas públicas no son neutrales. Un desarrollo inclusivo y sustentable pasa por el fin de las desigualdades entre  mujeres y hombres y reconocer a las mujeres como sujetos políticos y de derechos sin discriminaciones.
Para ello la perspectiva de género orienta nuestro análisis de las desigualdades y relaciones de poder entre las mujeres y los hombres. Asimismo  nuestras actuaciones van dirigidas a  que se tomen medidas eficaces para reparar las desventajas que llevan a la subordinación y explotación de las mujeres en la sociedad y con ello contribuir a la Justicia y Equidad de Género y revertir el orden normativo patriarcal.
1.      Todos  y todas tenemos los mismos derechos.Entendemos los derechos humanos como eje sustancial de nuestra actuación que coloca en su centralidad la vida y dignidad de todas las personas sin discriminación ni exclusiones. Consideramos que el derecho al desarrollo implica el respeto, protección y promoción de todos los derechos humanos con carácter universal e indivisible (civiles, políticos, económicos, sociales, culturales y ambientales) para todos los grupos e individuos. El derecho al desarrollo como derecho individual y colectivo que abarca el conjunto de los derechos humanos exige que sean interpretados y aplicados de manera complementaria y se refuercen mutuamente sin distinciones y subordinaciones.

En CiDESD trabajamos para la defensa y promoción del Derecho al Desarrollo de hombres y mujeres y de todos los pueblos. 

Los principios que orientan nuestra acción son:

Principios y Valores
Cidesd
     Opina