Cidesd   Opina

Apoya:

". 



 

    .Más Noticias del Tema

La violencia contra las mujeresdebe ser entendida como un proceso que se construye social y culturalmente en sociedades patriarcales, y se manifiesta en todos los espacios: en los hogares, en el trabajo, en la calle, en los medios de comunicación y en las instituciones. Es un hecho global, abarca todo tipo de situaciones sociales y económicas y está profundamente enraizada en las culturas de todo el mundo,  en todas las clases y se ejerce  contra mujeres de todas las generaciones. Es igualmente un asunto central que convoca a las mujeres y sus luchas a lo largo y ancho del mundo. Las mujeres han logrado visibilizar algo que estaba escondido, y ponerlo en las agendas políticas y sociales. En  la actualidad, la violencia contra las mujeres es cada vez más un asunto de interés público; lejos quedaron los tiempos en que este tema quedaba circunscrito a la esfera privada. 

 

Las estadísticas, a nivel mundial y nacional, revelan situaciones alarmantes. Las mujeres y las niñas son víctimas de violencia física, psicológica, sexual, verbal en todos los países y en todas las clases sociales. Una violencia que se exacerba en situaciones de conflicto armado y en aquellas que se derivan del mismo. En concreto, en la ciudad de Cartagena,  algunas organizaciones[1]  analizan la criminalidad urbana y la militarización de la vida cotidiana, como expresiones del conflicto que impactan en los cuerpos y proyectos de vida de las mujeres y profundizan su subordinación. Señalan cómo, entre los nuevos territorios en disputa, objeto de control,  están los cuerpos femeninos.


Los nuevos conflictos, dinámicas y actores armados están incrementando y exacerbando la violencia física, sexual y psicológica, contra las mujeres, adultas, jóvenes y niñas, sobre todo afrocolombianas,  en los barrios populares; una violencia que en muchas circunstancias conduce al feminicidio, considerado como el último eslabón del contínuum de violencias en contra de las mujeres.

 

Varios acontecimientos, unos de carácter global, y otros a nivel nacional, han marcado el compromiso a favor de
la erradicación de la violencia contra las mujeres; entre ellos destacan:


-La  Declaración sobre la  Eliminación de la Discriminación Contra la Mujer (1967), precursora de la Convención sobre la Eliminación de Todas las Formas de Discriminación contra la Mujer. 

-La Convención de las Mujeres sobre la Eliminación de todas las Formas de Discriminación Contra la Mujer (CEDAW, 1979), también conocida como Convención de las Mujeres,  y

-La Convención Interamericana para Prevenir, Sancionar, y Erradicar la Violencia contra la Mujer (Convención de Belem do Pará, 1994). 


En Colombia, además de la ratificación de las Convenciones Internacionales y distintas leyes y normatividad especificas se cuenta desde el año 2008 con la Ley 1257, por la cual se dictan normas de sensibilización, prevención y sanción de formas de violencia y discriminación contra las mujeres. 

 

En general, se constata que a pesar de los avances legislativos y normativos a nivel internacional, nacional y local, la violencia contra las mujeres en Cartagena de Indias  no ha remitido, al contrario, en muchos casos se ha incrementado, y su máxima expresión, el feminicidio, ha crecido de manera alarmante. Persisten obstáculos en la aplicación efectiva de las normas vigentes, además de barreras administrativas, técnicas, estratégicas y de coordinación en las entidades responsables de brindar atención a las víctimas, relacionadas con falta de un
registro adecuado de los delitos contra las mujeres, que dé cuenta de nexos causales y lectura de contexto, y que permita una visión integral del fenómeno. 

Así mismo, persisten obstáculos en la garantía de acceso a la justicia, que tienen que ver con la estrategia de investigación de los delitos contra las mujeres, aplicación del enfoque diferencial y coordinación entre instituciones.

[1]Informe “ Un mal que no cesa”. FUNSAREP 2013.  

Es altamente preocupante la situación de las violencias contra las mujeres en Cartagena de Indias. El análisis y seguimiento de la situación por parte de CiDESD lleva a considerar que las violencias contra las mujeres se incrementan y tienden a agravarse en todas sus formas y expresiones –fisica, sexual, psicológica, explotación sexual comercial, patrimonial y económica-. Cada vez adquieren expresiones más desproporcionadas y afectan de manera más perversa y con mayor sevicia a las mujeres, jóvenes y niñas. En este contexto, según Informe temático de la Defensoría del Pueblo, la ciudad de Cartagena de Indias es una de las ciudades donde se presenta el mayor índice de casos de turismo sexual con menores, particularmente niñas y mujeres

CiDESD comprometido con  el derecho de las mujeres a

una Vida Libre de Violencias