Cidesd
     Opina

 El modelo de desarrollo neoliberal se configura como el único camino de modernización de Cartagena de Indias para la inserción a la globalización económica, acceder a la competitividad y ser receptores de capital inversionistas. Para ello los criterios se centran en la eficiencia del mercado y la desregulazción con el fin de alcanzar el máximo crecimiento económico y hacer posible la mejoría de las condiciones de vida de la mayoría de la población por medio de la teoría del derrame.El resultado un desarrollo vergonzosamente excluyente, sin distribución de la riqueza y acentuando las desigualdades, con profunda fragmentación social y territorial urbana, sin acceso común a disfrutar de los beneficios del desarrollo local y reduciendo la calidad democrática local.

CiDESD actúa en el desarrollo local








La realidad social y económica de la ciudad de Cartagena de Indias, se ha caracterizado históricamente y en la actualidad por la pobreza y por las condiciones de vida indigna que afectan a a la mayoría de la población cartagenera. la pobreza y la dinámica de inequidades y desigualdades económicas, sociales, culturales y políticas de la ciudad son el resultado de la confluencia de procesos y acciones concretas definidos por las políticas públicas locales y planes de desarrollo excluyentes, la ineficiente gestión administrativa, la corrupción política y los intereses de las élites económicas y grupso de poder que han definido unas condiciones estructurales de exclusiones y discriminación de clase, de género y étnico/acial.


En el Distrito, –lejos de la extendida visión de la pobreza como una lacra que perjudica y daña la imagen de la ciudad, y como aquella causa adversa desafortunada que obstaculiza el progreso, la modernización y el desarrollo de la ciudad–, el fenómeno colectivo de la pobreza está estrechamente vinculado con la desigualdad social, las relaciones de poder –dominación y subordinación– y las discriminaciones étnico-raciales estructurales. El mito de las dos ciudades -rica y pobre-, como realidades e historias paralelas es la base de la ideología dominante cartagenera y nacional. Pero la imagen de ciudad dual resulta estar lejos de la realidad, pues lejos de ser independientes son una sola ciudad donde una es consecuencia de la otra y la interdependencia y la interrelación es imprescindible.


La pobreza es efecto de un modelo de desarrollo local que, en complicidad con los intereses económicos y los distintos grupos que ostentan el poder en la ciudad, conduce a una escandalosa concentración de la riqueza, produce y reproduce las desigualdades y acrecienta la fragmentación social. Pero, también es consecuencia de un acumulado histórico de inequidades y desventajas sociales vinculada a problemas de explotación y subordinaciones tanto económicas como de género y étnica que benefician el crecimiento económico

 

Hoy por hoy,el resultado del modelo promovido bajo los conocidos “principios rectores” que se promueven en cualquier región o ciudad del mundo: gobernabilidad, competitividad, seguridad, desarrollo social y sostenibilidad; y el fomento de las clásicas políticas públicas fragmentadas, focalizadas y de carácter asistencial y reduccionista sobre la llamada población “vulnerable”, sólo consiguen profundizar y multiplicar la brecha socioeconómica sin alcanzar logros significativos en los objetivos sociales propuestos. y superar las exclusiones y discriminaciones existentes.


Las políticas sociales y de desarrollo, si bien pueden descender estadísticamente las cifras de pobreza crónica, no solo no es un disminución significativa sino que están lejos de revertir los procesos tradicionales de inequidad, desigualdad y exclusión social Por el contrario producen y reproducen nuevas formas de pobreza, desigualdad, exclusión y explotación del trabajo afectando a más del sesenta por ciento de la población cartagenera siendo una gran mayoría afrocolombiana.


El desarrollismo local de las élites cartageneras  se asocia a un diseño político-institucional de la ciudad que está por un lado, conduciendo a un desorden urbanístico y una destrucción ambiental y del paisaje en aras a maximizar las ganancias. Y, por otro a una dinámica de ciclos de violencia basados en el despojo y apropiación de terrenos públicos, y en el  destierro, segregación y exclusión de las poblaciones afrocolombianas y populares en general.

 

Apoya:

    .Más Noticias del Tema


Esta página web es posible gracias al apoyo financiero de Accisol y el Ajuntament   de Barcelona.. Los puntos de vista aquí expuestos reflejan exclusivamente la opinión de  CiDESD, por lo tanto, no representa en ningún caso el punto de vista oficial de Accisol  ni del Ajuntament de Barcelona.

Copyright 2014 Site Name. All Rights Reserved CiDESD

Cidesd con sede en la ciudad de Cartagena de Indias, Colombia